4 cosas claves que debes saber sobre el Misoprostol, el polémico fármaco "abortivo"

Recientemente este fármaco estuvo en la palestra porque la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile generó un manual para utilizarlo como abortivo. Su utilización sin supervisión de un equipo de salud, puede traer consecuencias como hemorragias severas que incluso pueden ocasionar la muerte del feto o la madre.

Al respecto consultamos a los expertos, Marion Chávez H. y Javier Campanini S., Directivos de la Carrera de Química y Farmacia de la Universidad San Sebastián, sede Patagonia.

¿Que es este fármaco y para qué se utiliza?

“El misoprostol es un fármaco, análogos a prostaglandina, moléculas relacionadas con la inflamación. Este fue introducido cerca de los 90 en nuestro país con indicación aprobada para que autoricen los organismos reguladores que se utilice en el tratamiento úlceras inducidas por consumo de medicamentos como ibuprofeno o metamizol (AINES). Pero el mayor uso de este fármaco en Chile es como fármaco abortivo tanto clandestinamente como a nivel hospitalario”

¿El Misoprostol se puede comprar en farmacias?

“No, el fármaco actualmente es sólo de uso intrahospitalorio, además en los diversos centros hospitalarios que lo poseen tiene un control muy estricto en su dispensación y administración”

¿Entonces, cómo lo consiguen personas que lo utilizan clandestinamente?

“En el último tiempo su masificación de uso ha sido debido al comercio ilegal a través de internet. Esto es un grave problema ya que con este tipo de venta, quienes lo utilizan podrían comprar un medicamento falsificado o adulterado, esto con consecuencias como una falla en el efecto farmacológico que se desea o de peor forma reacciones adversos graves debido a la administración de un medicamento que no es el requerido”. “También la utilización de este fármaco sin la supervisión de un equipo de salud, puede traer graves riesgos para el paciente”.

¿Cuáles son los riesgos del uso del misoprostol?

“Como todo medicamento, puede tener efectos adversos, la posibilidad de padecerlos aumenta si se mal utilizan o en este caso se utiliza sin la supervisión de un equipo de salud. Pueden haber reacciones adversas leves como diarrea, náuseas y vómitos hasta graves como desgarro del músculo uterino, con la consecuente hemorragia severa que puede traer como consecuencia infertilidad, malformaciones fetales, muerte fetal o incluso muerte de la mujer”.